Los 10 mandamientos para ser un buen jefe o gerente

Los 10 mandamientos para ser un buen jefe o gerente

¿Líder se nace o se hace? Si bien es cierto que hay personas consideradas líderes naturales, existen ciertas cuestiones que podés revisar si querés lograr ese anhelado ascenso que te permitirá llegar a ser jefe o gerente de la empresa en la que trabajás.

He aquí los 10 mandamientos en el camino hacia tu próximo ascenso:

  • Aprovechá el presente y mantené la mente abierta

Aunque la mayoría de las oportunidades de ascenso llegan de imprevisto, una buena acción a seguir es  sacar provecho de tu rutina, valorando cada enseñanza que te brinda tu experiencia laboral. Asimismo, es fundamental que mantengas siempre tu capacidad de asombro y curiosidad, aspectos que deberás trabajar desde tu interior. Sólo es cuestión de animarse a salir de la zona de confort, donde todo se hace como se ha hecho siempre, para buscar a cada momento una manera de mejorar; aún cuando los métodos actuales den buenos resultados.

  • Conservá un criterio firme

Por más contradictorio que pueda sonar, ser de mente abierta requiere tener un buen discernimiento: no es aconsejable incorporar todo lo nuevo que se lee o se escucha sino que resulta más provechoso determinar qué es útil para un mejor desarrollo de la empresa. Muy pocos lo logran, pero aquellos que conservan un juicio adecuado son los líderes más exitosos.

  • Seguí aprendiendo

Ya sea de manera informal – a través de la experiencia laboral diaria – o bien formal – por medio de estudios de cursos, maestrías, diplomados o certificaciones – es imprescindible que te mantengas al tanto del comportamiento de las empresas, los empleados, los negocios, y, sobre todo, de las herramientas que utilizan en la actualidad las organizaciones para resolver problemas.

  • Estudiá para tu presente – no para tu futuro –

En general al momento de incorporar conocimientos solemos pensarlos como herramientas que nos servirán a futuro en un empleo. Si actualmente estás estudiando con el fin de mejorar tus aptitudes como líder, es preciso que todo aquello que aprendas lo hagas con el objetivo de implementarlo a corto plazo.

  • Practicá ser jefe desde ahora

Éste es un hábito que podés mejorar ahora mismo, aún no teniendo personal a tu cargo. Dar una respuesta a una tarea imprevista, hacer seguimiento de los proyectos a tu cargo o incluso darle celeridad a lo que esté a tu alcance, representa un plus a la hora de pedir un ascenso.

  • Delegá de manera efectiva

Delegar es una habilidad con la que cuentan los mejores líderes. No sólo implica asignar tareas y supervisar al personal sino que representa la posibilidad de dar confianza al personal, permitiendo que cada uno explote al máximo sus talentos.

Al no delegar, por miedo a perder el control o por temor a que las cosas no se realicen a su manera, muchos líderes pierden la oportunidad de dedicarse a tareas más estratégicas e impulsar a su personal para obtener el máximo de productividad.

La clave es elegir la tarea y persona correcta; es decir, poder asignar una responsabilidad importante a quien tenga los elementos para llevarla a cabo.

  • Capacitá a tu equipo

Ya sea que capacites a tu personal de manera interna o externa, todo el tiempo que demore la capacitación lo recuperarás con creces. Si decidís capacitarlos vos mismo, será preciso que les muestres cómo llevar adelante cada tarea, confiar en ellos para que la hagan por sí solos y supervisarlos, corrigiendo y resolviendo dudas si fuera necesario.

  • Hacé seguimiento, no controles continuamente

Si tenés una personalidad controladora, es posible que no te resulte sencillo soltar un proyecto. Para poder resolver este aspecto, una buena sugerencia es establecer fechas de revisión para poder supervisarlo sin asfixiar a tus empleados.

  • Reconocé públicamente a tu personal

Muchos empleados buscan ser valorados por lo que el reconocimiento público puede convertirse en tu mejor herramienta para motivarlos. Esto no sólo será útil para premiar a la gente por su esfuerzo sino también para incentivarlos a tomar más responsabilidades.

  • Preguntate si tenés aptitudes para convertirte en líder

Una buena estrategia a la hora de prepararte en tu camino hasta convertirte en jefe o gerente es revisar tus propias actitudes como líder. Para poder responder a esta pregunta debés evaluar qué tanto influís en tu alrededor – no sólo a nivel laboral sino también en tu ámbito de amigos, familiares, etcétera- .

Si considerás que tenés herramientas para desempeñarte en un puesto de mayor jerarquía, sólo deberás subir el próximo escalón: demostrarle a tu empresa que estás listo para ese puesto.

2 comments

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

2 Comments

  • Samuel David García
    7 agosto, 2016, 4:46 am

    Los 10 mandamientos muy saludable los aplicare en mi empresa

    REPLY
  • Lucio Ávila
    27 agosto, 2016, 6:12 am

    La cara del jefe jaj muy bueno no lo puedo creer jajajjj causa muy buena impresion todo!

    REPLY