¡Lo que hay que saber sobre el Impuesto a las Ganancias!

¡Lo que hay que saber sobre el Impuesto a las Ganancias!

Comenzando por el concepto, el “Impuesto a las Ganancias”, es un tributo en el que tanto personas físicas como empresas le pagan al Estado en función de los ingresos que declaren haber tenido en el curso del año. Es un típico impuesto al ingreso.

En este artículo vamos a hablar de una de las tres especies tributarias que existen dentro del impuesto: “la renta a personas físicas”. Existe desde hace 84 años y se compone de alícuotas progresivas y deducciones por mínimos no alcanzados. Es un tributo personal, en teoría casi “hecho a medida” para cada contribuyente. Se liquida anualmente (año calendario) por la totalidad de las ganancias obtenidas en ése período, pero se calcula cada vez que se obtiene un nuevo ingreso.

Es importante aclarar que (en caso de corresponder) el empleador tiene “obligación” de retener el impuesto a sus empleados en cada liquidación de sueldo, tal cual indica la ley. Por otro lado en relación a las deducciones (que veremos más adelante) el único “responsable” de la información presentada en AFIP (ex Formulario 572) es el empleado.

¿Quiénes pagan el impuesto siguiendo las últimas modificaciones del mismo?

El ingreso más bajo alcanzado (el mínimo no imponible) es de $ 245.444 anuales para asalariados sin carga de familia (un promedio de $ 18.880 netos mensuales) y de $ 325.000 para quien tiene cónyuge y dos hijos a su cargo ($ 25.000 promedio neto mensual). En términos de sueldos brutos (antes de descontar aportes) los montos son de $ 22.747 y $ 30.120 mensuales respectivamente.

¿Cómo aliviar el impuesto? ¿Hay posibilidades de bajarlo?

En parte se dice que el impuesto es casi “hecho a medida” porque cada uno, dependiendo de los gastos que tenga, puede realizar una serie de deducciones personales. Las mismas deben ser cargadas por el empleado en el aplicativo de AFIP (www.afip.gob.ar), ingresando con clave fiscal, en la solapa de SIRADIG. Una vez que se autoriza la Declaración Jurada, el empleador las recibe de manera automática.

Cuando ingreses a la página, en la parte de carga de formularios encontrarás para completar opciones como:

  • Cargas de familias: aquellas personas que tengas a cargo. Estas mismas no pueden tener ingresos superiores al mínimo no imponible.
  • Cuota médico asistenciales: son los gastos médicos (extras a la obra social) que hayas tenido que incurrir en dicho período. Ej. El adicional que se paga por prepaga privada.
  • Seguros de Vida: en el caso que se contrate uno de manera privada.
  • Servicio Doméstico: debes tener a la empleada registrada en la AFIP.
  • Intereses por préstamos hipotecario: se pueden deducir los intereses por préstamo hipotecario sólo en el caso de vivienda única.
  • Etc.

Cada uno de los conceptos de deducción tiene sus particularidades, que no ampliaremos en esta nota, pero debés tener en cuenta que cada uno registra un tope de deducción y requisitos para poder incluirlos.  Te sugerimos que para cada caso te informes con la ley y/o pidas asesoría en el departamento de Recursos Humanos de tu empresa.

Al momento de evaluar los cambios en la legislación del impuesto, ¿se puede decir que fueron positivos o negativos?

La realidad es que fue positivo para el que ya se le retenía el impuesto, porque al subir las deducciones la retención es menor. Es negativo  para aquellos que no se les retenía por haber estado en una situación remunerativa por debajo de los $ 15.000 durante el periodo Enero-Agosto 2013; y esto último en forma independiente de lo que ganaba posterior a esa fecha. Ej. A cualquier persona que ganaba menos de $15.000 durante dicho período, pero posteriormente comenzó a ganar $100.000 tampoco se le retenía nada. La ley entonces se tornaba injusta para muchos casos, ya que la persona podía estar ganando el doble o triple que en dicho período y seguir exento del impuesto.

Para terminar es importante que sepas que tu salario comenzará a tributar el impuesto una vez que supere los montos arriba informados, por lo que te aconsejamos que antes de confirmar una carta oferta para un cambio laboral, o dar por sentado tu salario neto ante un aumento, hagas el cálculo de retención del impuesto. En el caso que quieras hacer este cálculo ahora te compartimos un link del diario La Nación que te ayudará a calcular en forma automática este importe: www.lanacion.com.ar/impuesto-a-las-ganancias-t47555

 

Sofía Carrasco

Lic. en Relaciones del Trabajo

Especialista de Recursos Humanos para ZonaJobs

[email protected]