¿Listo para trabajar? ¡Renueva tu currículo!

Por Ivonne Vargas

Imagina que un reclutador se pone en contacto y te dice: “tengo 20 segundos para saber quién eres”, desde la perspectiva profesional. ¿Qué harías? Seguramente buscarías sintetizar en ese breve instante tus cualidades y experiencia, no perderías ese tiempo en decir dónde fueron tus estudios básicos. Una situación similar ocurre con el currículo, este documento representa una ‘entrevista escrita’ y sólo tienes entre 10 y 20 segundos para impresionar al empleador, según reportes de RedStarResume, empresa que ofrece servicio de cv writing (redactor de currículo).

De acuerdo con estimaciones de la firma Harris Interactive, uno de cada cinco directivos de recursos humanos invierte menos de 30 segundos en revisar las solicitudes y cuatro de cada 10 menos de un minuto. Pensando en un área de Recursos Humanos que recibe más de 100 currículos por día, el reto es que tu información sobresalga. Si los datos no hacen sentido con el perfil solicitado e, incluso, el formato es poco atractivo, ese CV irá directo a la ‘pila’ de descartados.

Un currículo de impacto ofrece soluciones desde que se lee. Es decir, cuando el reclutador lo mira debe encontrar las habilidades, competencias y-en su caso- experiencia (ejemplos) que le hagan pensar: “esta persona puede encajar en el puesto”. Si el documento se queda a nivel “descripción de actividades”, el reclutador no tiene una idea clara de cómo puedes contribuir, indica la orientadora vocacional Eugenia Vallejo Espinoza.

La sugerencia de preparar un currículo que te destaque podría parecerte obvia y hasta ‘trillada’. Sin embargo, redactar este documento no es un ‘arte’ que se domine con frecuencia, señala una encuesta internacional de Adecco. Seis de cada 10 empleadores, según la firma de recursos humanos, comentan que los candidatos -en especial de la ‘Generación Y’ (personas nacidas a partir de 1982)- acuden a la entrevista sin saber demostrar sus habilidades, ni investigan lo suficiente sobre la empresa.

Uno de los fallos más graves al preparar el CV, por ejemplo, es hacer una versión ‘general’. Hay que preparar cuantas versiones sean necesarias, según la empresa y el perfil del puesto, comenta Aleida Ballesteros, coordinadora de plan de vida y gestión de competencias en el Tec de Monterrey, campus Santa Fe, en la ciudad de México.

Otro error es que el CV no esté actualizado, menciona Vallejo Espinoza. La gente, dice, tiende a dejar esta tarea al último, casi para entregar el documento, con lo cual suele olvidar cursos, entrenamientos u otros datos que pueden distinguirlo, y abrir la oportunidad para una entrevista.

Adicional a omitir información relevante, la idea de renovar un currículo es dejar claro cómo ha “caminado” en términos profesionales, indica Ballesteros. Considerando a un candidato con cierta experiencia, mira estas sugerencias para actualizar tu documento:

1. Promociona tu avance laboral. Desde el título debes “llamar” la atención. En el caso de algunos candidatos, aun cuando tienen cierta experiencia (3-4 años) se anuncian en forma genérica:

Ejemplo: Erika González, PR (Relaciones Públicas)

¿Cómo cambiar? Lo recomendable es incluir, como un breve apartado, los años laborados. Ejemplo:

Erika González

Resumen: 4 años de experiencia en Relaciones Públicas, como ejecutiva de cuenta con clientes de la industria de turismo…

Si el objetivo es un giro a la carrera, éste breve apartado es el espacio para colocar el nuevo sector o área en la que se busca ser contratado.

2. Actualiza la parte académica. Si tienes un nuevo diplomado u otra especialización es momento de citarla. Conserva en primer lugar el dato sobre carrera o cualquier estudio con que cuentes. Pasando los cinco años de experiencia, la carrera pasa a segundo lugar, en la primera línea de educación deben aparecer los últimos estudios, entrenamientos, indica Aleida Ballesteros.

Tip. Mientras más tiempo en el mercado laboral, mayor la posibilidad de quitar los años en que estudiaste determinada carrera. La relación que el reclutador hace de fechas suele ser más importante para un recién egresado, no resulta igual para quien tiene más experiencia.

3. Más expertise menos detalles. De una gerencia hacia arriba no es indispensable extenderse en formación académica inicial. Una opción concreta para puestos de gerencia es poner el último estudio. “Maestría/diplomando en…” y enseguida citar: “con base académica en ingeniería de sistemas” (nombre de la carrera estudiada).

El currículo a nivel dirección no requiere de citar la carrera, se pone énfasis en logros medidos a través de indicadores ‘duros’, como presupuestos, ahorros, porcentajes alcanzados.

Tip. Las actividades extra curriculares, que son importantes para el CV de un recién egresado, desaparecen luego de tres años de experiencia.

4. Da vigencia a tus resultados. Parece repetitivo, pero debes prestar atención a los logros que reportas en el currículo. Aprovecha que estás actualizando información para identificar el tipo de resultado que deseas mostrar. Si has ganado experiencia y aprendizajes lúcelos ante el reclutador. Quedarse en la mera descripción no basta. Mira este ejemplo:

Experiencia profesional:

Ejecutiva de cuentas (nombre del cliente).

Responsabilidades:

No es lo mismo decir: Relación con medios de comunicación especializados en XXX fuente, a redactar:

Encargada de difundir la campaña de turismo de la empresa (XXX), consiguiendo un 10% más de promoción del cliente con 70 medios de comunicación, entre los que destacan…

Menciona los proyectos de mayor impacto en cada puesto, poniendo ‘foco’ en aquello donde deseas contratarte. Si la apuesta es pasar a otro nivel profesional, asegúrate de citar la información que refleje tu capacidad para cumplir esa tarea.

Si tienes incluida foto, es hora de decir adiós. De acuerdo con especialistas en reclutamiento no es fundamental esta herramienta, menos en el caso de profesionales maduros.

En el caso de candidatos con más expertise, no hay que ‘perder espacio’ en citar la carrera. La experiencia habla por ti, refuérzala incluyendo certificaciones (u otros entrenamientos) y habilidades especiales adquiridas.

LA FORMULA DE TRES

El empleador quiere saber cómo utilizaste tus habilidades para llegar a logro específicos. Un método útil para redactar esta información es: “CAR –Challenge-Action-Results”. Consiste en redactar tu experiencia de la siguiente forma: coloca reto, acción realizada y el resultado. Es una fórmula para hablar de tus habilidades, dejando claro qué ofreces a la empresa, dice la coach Abby Locke.

Muchos candidatos se quedan en la etapa Challenge, es decir, describir actividades. Para avanzar al Action es importante citar cuáles problemas/situaciones involucraron tu puesto, cómo participaste en trabajarlos y logros.

En la parte de resultados debe estar la evidencia que los compruebe, como datos duros (números y porcentajes), o una descripción cualitativa que refleje logro, y no sólo “relleno” de información. Finalmente, ten preparadas muestras de trabajo que el reclutador pueda ver en una página, blog o a través de correo, si las solicita.

Hasta aquí, algunos consejos para actualizar tu currículo. Cuéntanos si tienes alguna duda sobre ¿cómo dar vigencia a esta información?, o presentar los datos.

Articulista de temas sobre educación, desarrollo laboral y gestión. Ganadora del Premio por Investigación Periodística en Recursos Humanos (México, 2012).
Especialista de RRHH de ZonaJobs.

 

13 comments