Los primeros días en un nuevo trabajo

Una de las grandes alegrías en la carrera profesional es cuando recibimos “ese llamado” que nos confirma que somos el candidato elegido y debemos firmar la carta oferta. Durante ese día aparecen muchas sensaciones lindas como la ilusión de un crecimiento, la ansiedad de querer aprender cosas nuevas, la energía de comenzar desde cero un nuevo proyecto, conocer a los nuevos compañeros de trabajo, entre miles de cuestiones que sin darnos cuenta cambiarán nuestro día a día. Adicionalmente aparece la incertidumbre y la ansiedad que muchas veces entorpece nuestro comportamiento en el gran momento: “el 1er día de trabajo”. Por ello el objetivo de esta nota es sumarte algunos tips que te alertarán sobre aquellas cosas que debes tener presente durante los primeros días, y te ayudarán a mantener la calma y tranquilidad en tu incorporación al nuevo empleo.

Aquí vamos!

  •  Prepárate con información sobre la empresa

Lo que te recomiendo es que previo al ingreso repases el sitio web de la compañía para no quedar afuera de algunos términos, entender el negocio y mostrarte informado. Es clave saber sobre los valores que se promulgan, la misión que tienen y la visión que desarrollan.

  • Sé puntual

Consejo trillado, pero no viene mal recordarlo. Calcula bien el tiempo de viaje, revisa el recorrido y prevé salir con tiempo. No es válida la excusa sobre el tránsito el 1er día de trabajo, aparte de desprolijo puede leerse como irresponsable.

  • Lleva preparada toda la documentación para el ingreso.

Generalmente esta documentación consta de tu documento de identidad, en el caso de estar casada/o y con hijos deberás llevar también copia de los DNI respectivos, junto con el acta de matrimonio y partida de nacimiento de tus hijos. Es importante esta documentación para que Recursos Humanos pueda tramitar el alta de tu obra social. Adicionalmente es recomendable que lleves todos los títulos que dispongas para el legajo (título secundario, terciario o universitario, certificados de idiomas o especializaciones que hayas realizado, etc). El legajo será tu imagen para aquellos que no te conocen, por lo cual cuanto más completo este mejor será.

  • Vestimenta

Para definir el vestuario es recomendable que preguntes antes de asistir al primer día. Muchas veces pasa que uno se viste muy formal para la entrevista pero luego se da cuenta que el ambiente es más informal, por ello antes de tomar una decisión por lo poco que viste asesórate para estar cómodo durante tu primer día. La buena presencia es una excelente amiga, por lo cual procura estar prolijo, no muy perfumado y evita llegar con olor a cigarrillo. Para las mujeres atención a las uñas prolijas, hay que evitar el maquillaje cargado y la sobre bijouterie.

  • Muéstrate proactivo!

Toma nota de todo lo que te van diciendo. Pide un cuaderno y escribe las cosas que te enseñan aunque te parezca exagerado (ej. claves, accesos a sistemas, nombres de los responsables de áreas, procesos importantes a tener en cuenta, lugares de archivo para saber donde buscar y ordenar documentación, etc). Ni hablar si dentro del programa de inducción tenes entrenamientos puntuales, acá debes estar súper listo y bien atento para subrayar las relevancias de cada tema.

Te cuento una anécdota real que aunque fue un nefasto error de la empresa, podría haberse evitado si la nueva empleada hubiera tenido algo de proactividad en el asunto. Resulta que el primer día que la contratan la recibe el área de Recursos Humanos y la deja en su escritorio de trabajo sin indicaciones sobre qué hacer. Después de dos horas en donde nadie se le acerco para darle instrucciones o para enseñarle el trabajo, esta  persona se retira de la compañía llegando al triste final de no presentarse al día siguiente a trabajar. Hay varias conclusiones que pueden sacarse, sobre todo del mal accionar de la compañía. Pero focalizándonos en nuestro eje de acción, para el caso que llegue a pasarte una cosa similar te sugiero que pasado unos minutos te levantes del lugar y preguntes a quien te contrató cómo será tu día, cuáles serán las tareas a afrontar, si debes informarte sobre cuestiones claves o cómo avanzarán con tu trabajo. Esto hará que te vean preocupado por sumar al equipo y proactivo para hacer que las cosas sucedan.

  •  Sé cordial con las personas que te rodean

“No hay una segunda oportunidad para dar una primera buena impresión”, por lo cual procura medir tu comportamiento aún en situaciones que no entiendas. Gestos como una sonrisa te favorecerán, tal como un espejo uno recibe lo que da, y más en los primeros contactos. Luego irás desarrollando tus formas de acuerdo al interlocutor que corresponda. Nunca olvides las palabras mágicas “por favor” y “gracias”. Se amable sin la necesidad de resultar falso.

  • Practica al 100% tu escucha activa

Controla tu ansiedad, no quieras demostrarlo todo el primer día. Los primeros días son para escuchar al resto, conocer el ambiente, incorporar conocimiento, entender la cultura, comprender cuáles son los usos y costumbres. Te sugiero que más bien te mantengas de manera callada, respetuosa y mostrando mucho interés; antes de querer resaltar hablando por encima y queriendo demostrar lo bueno que sos. Para eso hay tiempo, y lo mejor es tener toda la información para luego moverse de manera acertada.

  • Pregunta  todo lo que no sepas o no entiendas…para eso son los primeros días!

Hasta el primer mes se tiene mucha paciencia y entendimiento por los nuevos empleados. Es natural que no sepan o entiendan las formas de proceder de la nueva empresa. Por ello, aprovecha esos momentos para sacarte todas las dudas, no des cosas por sentadas, ni estés inseguro por no entender. Recuerda que el “ignorante afirma y el sabio piensa y reflexiona”, así que sentite libre de repreguntar y quédate con la frase que “no existen las preguntas tontas, tonto es quien no pregunta”.

  •  Aprende a formar tu propia opinión, y para ello tómate el tiempo necesario.

Por último no prejuzgues. A veces nos dejamos llevar por comentarios, o por una simple primera impresión. Yo te recomiendo que te tomes tu tiempo para conocer a las personas que trabajan con vos. En las organizaciones se ve mucho el lleva y traiga de los comentarios de pasillos, y un día hablan mal de uno, al otro día de otro…y esto despista la orientación de resultados. Mi sugerencia es que siempre muestres respeto por las opiniones de los demás, te enfoques en tus tareas que para ello te contrataron, y busques el camino de tu éxito profesional, que lejos esta de prejuzgar a la gente.

Para finalizar me gustaría nos quedemos con la reflexión de Blaise Pascal (más que nada para ansiosos) que dice: “Lo último que uno sabe es por donde empezar”. Si estas estrenando tu nuevo trabajo y tenes mucho por conocer, aprender y hacer quédate tranquilo que estas por buen camino. Tómate tu tiempo para organizarte, pregunta a tu superior cómo priorizar tareas y verás que todo se resuelve de a poco.

¡Te deseo muchos éxitos!

 

Sofía Carrasco
Lic. en Relaciones del Trabajo

Especialista en Recursos Humanos para Zona Jobs
Contenido exclusivo de Zona Jobs

 

12 comments