¿Qué pasa con el acoso laboral en Colombia?

shutterstock_95544448

El acoso laboral se ha convertido en una de las quejas más recurrentes por parte de empleados de diferentes entidades públicas y privadas, pues distintos comportamientos pueden resultar en acciones irrespetuosas, humillantes y discriminatorias. La ley 1010 del 2006 reza y define el acoso laboral como “una conducta persistente y demostrable a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral que genera desmotivación en el trabajo y que puede llegar a provocar la renuncia del mismo”.

Pese a que el 2014 inició con buenas noticias respecto al bajo porcentaje de denuncias sobre acoso laboral, durante lo corrido del año este suceso incrementó en cantidades considerables, pues en el primer trimestre del presente año,  la cifra se acrecentó en un 100% pasando de 361 casos, a 602 entre enero y marzo.

Diferentes clases de acoso se pueden presentar dentro de las empresas, según estudios realizados por el Ministerio de Trabajo,  solo este año se descubrió que el 13% de la población activa laboral, alguna vez en su vida laboral ha sufrido al menos una experiencia de acoso sexual dentro de su sitio de trabajo por algún jefe o compañero de oficina.

Otro tipo de maltrato laboral que se puede presentar dentro de un ente, es la persecución; esta generalmente es realizada por superiores que deciden vigilar cada uno de los movimientos del empleado, su horas de llegada, salida, almuerzo, las llamadas que realiza, etc… Por otro lado, también aparece el maltrato verbal, pues los gritos y los insultos por parte de compañeros de oficina y jefes es una de las formas más comunes de acoso laboral.

La discriminación es otro factor que clasifica como una forma de maltrato laboral, pues el género, la raza, o la orientación sexual, son factores que muchos empleadores consideran razones “justas” para excluir a otras personas de altos cargos, toma de decisiones o en casos más graves hasta del empleo.

Aunque cualquier tipo de maltrato laboral puede resultar una acción de graves consecuencias a futuro para la empresa, uno de los más graves y con mayor exposición al empleado, es la falta de protección y garantías de salud al empleado, el incumplimiento del pago por parte de la empresa a los aportes correspondientes de salud, cesantías o vacaciones se considera también como una forma de maltrato laboral.

Cabe resaltar que de acuerdo con la ley que regula esta problemática, el maltrato de la empresa le puede salir muy caro, pues la sanción debe ser impuesta a la persona que realiza la mala conducta, a la empresa responsable y a su representante legal, quienes tendrán que indemnizar al afectado con multas entre los 1,2 y 6,1 millones de pesos.

Teniendo en cuenta la existencia de la ley y las acciones que esta acarrea, es indispensable que la empresa se encargue de conformar dentro de la misma, comités de convivencia o de bienestar laboral que le den una solución en primera instancia con fórmulas fáciles de conciliación que generen un buen clima laboral y por ende excelente productividad.